MIRLO COMÚN (Turdus merula cabrerae)


MIRLO COMÚN (Turdus merula cabrerae)



Ave paseriforme de la familia de los túrdidos, cantora y nidícola, que habita en Europa, el África noroccidental y en buena parte de Asia


A pesar de tratarse de una especie silvestre, se ha adaptado increíblemente bien a la vida en las ciudades, razón por la que es posible verlo y escucharlo en los parques y jardines de las mismas. 


Los mirlos silvestres de las áreas septentrionales son migratorios; los que habitan en la Europa occidental y en la meridional, o los que lo hacen en las ciudades, son generalmente sedentarios.


En Canarias existe una espléndida población de estos mirlos, concretamente de la subespecie Turdus merula cabrerae que también ha colonizado las Madeira.









El Mirlo común es un ave de formas armoniosas y unos 25 cm de longitud. Exhibe pico recio y ligeramente curvado en el ápice, cabeza y cola proporcionadas al cuerpo, frente bien marcada y patas recias. El macho es enteramente negro y en él destaca, y sobremanera, el pico amarillo naranja y el anillo ocular, también amarillo. La hembra, por su parte, es de color pardo, estando adornada con motas oscuras y un pico marrón. Por último, los individuos jóvenes son también pardos y moteados.


El canto del
mirlo es sumamente melodioso. En época de celo el macho se encarama a las ramas de los árboles para entonarlo, anunciándonos la proximidad de la primavera. Consiste en un armonioso “criuik-chiurichi-chiuchi” que emite con el amanecer y al atardecer.


Su reclamo consiste en un “tac-tac”, aunque al volar puede emitir un “tac-tac-taratac” o un mucho más débil “tiss”.









Turdus merula cabrerae conforma su dieta con una gran  variedad de frutos, de especies cultivadas y de la laurisilva, así como con lombrices e insectos diversos que caza, generalmente en el suelo, ayudándose de sus sentidos de la vista y el oído. En las ciudades y áreas recreativas aprovecha los desperdicios dejados por el hombre.








Nuestros mirlos realizan unas tres puestas al año, a veces sólo dos, comenzando el período de cría hacia el mes de enero y finalizando allá por agosto. Establecen los nidos, que construyen las hembras con ramas secas, hierbas y fibras de palmera, en cualquier árbol o arbusto, aunque prefieren los brezos. Excepcionalmente pueden ubicarlos también en los muros. 


El número de huevos oscila entre dos y cuatro por puesta.







Los huevos son subelípticos, de un color azul verdoso. Los incuba la hembra durante 14 días. 


El polluelo es nidícola y exhibe un plumón largo de color gris en la espalda y el píleo. Es alimentado por ambos padres y deja el nido a los 12-19 días de la eclosión. Luego, los dos progenitores continúan atendiéndolo hasta que puede valerse por sí mismo.






El Mirlo común se dispersa por los diferentes ecosistemas de nuestras islas, distribuyéndose por los distintos parajes que se suceden entre las costas y las cumbres con tal de que sean arbolados y frondosos.


Así se le puede encontrar en los parques y jardines de las áreas urbanizadas, en las zonas de plataneras, en los bosques de laurisilva, en el Fayal-brezal o en los pinares. En el ecosistema de alta montaña y en los pinares de sotobosque escaso es más difícil de hallar.









Turdus merula cabrerae es una de las aves más extendida y abundante de Canarias, formando comunidades sedentarias en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma


En Gran Canaria es numeroso en las áreas de Monteverde, en la Cruz de Tejeda, en el Pozo de las Nieves, en los Pechos y en los diversos pinares.

ISLAS CANARIAS




Mirlo común (Turdus merula cabrerae) . Foto de Adán López Alemán. Nikon D90 + Nikon.18 - 105 mm / f 3,5 - 5,6 G DX Ed VR. Abril 2012
Mirlo común (Turdus merula cabrerae) . Foto de Adán López Alemán. Nikon D90 + Nikon.18 - 105 mm / f 3,5 - 5,6 G DX Ed VR. Febrero 2012
Mirlo común (Turdus merula cabrerae) . Foto de Adán López Alemán. Nikon D90 + Nikon.18 - 105 mm / f 3,5 - 5,6 G DX Ed VR. Abril 2012








Lo aquí expuesto se ha entresacado de los siete libros reseñados más abajo. Los tres primeros nos parecen de lectura obligada si estás interesado en las aves de nuestro archipiélago, siendo de lectura amena y estando, dos de ellos, densamente ilustrados. Los otros cuatro resultan útiles para hacerse con una visión general de estos animales.

Esos libros son:


- Guía de las aves de las Islas Canarias. José Manuel Moreno. Interinsular canaria.
- Historia natural de las Islas canarias. David & Zoë Bramwell. Editorial Rueda.
- Aves del Archipiélago Canario. Aurelio Martín y Juan A. Lorenzo. Francisco Lemus Editor.
- Enciclopedia de la Ciencia: Aves. Karel Stastny. Editorial Tikal.
- Observar las aves. Pierre Darmangeat. Editorial Tikal.
- Biblioteca de la Naturaleza: aves cantoras. Karel Stastny. Editorial Tikal.
- Enciclopedia de Historia Natural: Aves. Fernando y Josefa Alonso. Club Internacional del Libro.









Inglés: Blackbird.
Francés: Merle noir.
Alemán: Amsel.


2 comentarios:

  1. Que impresionante preasentación un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez mas por tus comentarios Joanca. Nos gusta que te guste la forma de presentar las fichas de las aves que observamos.

      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...